ELLAS

ELLAS

Todo comienza cuando conoces a un chico al que no le gustan las chicas que llevan pendientes, y tú te los quitas, aunque te sientas desnuda sin ellos.

Y de repente otro te dice que no le gustan las mujeres con el pelo corto y tú te lo dejas crecer hasta que coja la largura que a él le gusta.

Te enamoras de uno muy interesante, (que se cree) mucho más inteligente que tú, con mucho más mundo y experiencias, y éste te dice lo guapa que estarías con el pelo corto y moderno y que además así no irías siempre con el moño. Y entonces sin dudar, tú te rapas la cabeza.

Estos mismos son también los que te indican cómo vestir. Que si has de sacarte más partido, que si deberías maquillarte más o menos. Que te verías más femenina con tacones, o que mejor no lleves ropa tan provocativa.

Hay hombres que se permiten darte todos estos “consejos” y se molestan si no les haces caso, porque ellos lo dicen “por tu bien”. Por nuestro bien.
Y la cantinela ha calado tanto en ti, que ya no sabes qué es lo que te gusta, no sabes quién eres o eras y acabas haciéndoles caso a todos. Hombres de los que te enamoras, o no… Pero que de una manera u otra dirigen tu vida o al menos lo intentan.

¿Y tú? Tú cada día te haces más pequeña, ¡que digo pequeña! Diminuta, un guisante debajo de todos ellos. Sin saber si huir o quedarte para siempre. Cada día menos tú y más lo que él quiere. Tú desintegrándote poquito a poco, creyendo que es mejor conformarse, resignarse y aguantar. Creyendo que realmente esto es lo que mereces y que nunca encontrarás nada mejor, y que nadie te va a querer como él.

Y entonces, un día después de muchos, demasiados, decides que ¡no!, que ya no quieres más, que ya no puedes más, y te rompes… Y aparecen ELLAS.

ELLAS… Las amigas de siempre, las compañeras de trabajo, las mamás del colegio de tus hijos, las amigas virtuales, las primas, las mujeres de tu familia. Y se convierten en tu RED.

Sientes cómo te aúpan, te empoderan y te hacen reír de ti misma y de todo lo que te rodea.

Y lloras, lloras mucho… hasta quedarte seca, vacía del todo, para volver a llenarte de ti. Gritas, pataleas y te quedas afónica. Y un día tu voz cambia y vuelves a ser tú, ésa que se veía guapa en chándal o con los labios rojos. O quizás consigues construir una nueva tú, que te gusta infinitamente más que antes.

Y todo cobra un sentido diferente, todo es perfecto porque lo has decidido tú. Sin necesitar que aparezca nadie y sabiendo que si lo hace, te verá hermosa de cualquier forma, y se enamorará de tu forma de reír.

Y comprendes que sólo debías amarte, quererte bien a ti misma. Que sólo haciéndolo serás realmente feliz y estarás en calma. Sola o acompañada, y sobre todo con ELLAS, esas mujeres de las que ya no quieres prescindir porque con ellas la vida es mejor.

Ainhoa Mateo.

The following two tabs change content below.

Ainhoa Mateo

Latest posts by Ainhoa Mateo (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *