Jurisdicción voluntaria en caso de discrepancias en materia de patria potestad

Jurisdicción voluntaria en caso de discrepancias en materia de patria potestad

Entre progenitores separados, incluso sin estarlo, nos pueden surgir discrepancias en materia de patria potestad (educación, salud, crianza…), como por ejemplo, no ponermos de acuerdo acerca del colegio donde debe ir nuestro hijo o hija, o no decidirnos si debe o no hacer la Primera Comunión, o a qué clase extraescolar debe asistir. Éste es uno de los dos supuestos que regula la Ley 15/2015 de 2 de julio de 2015 (LJV).

En otros casos, lo que necesitamos es proteger a nuestro hijo o hija ante un peligro, y necesitamos la intervención judicial para la adopción de medidas de protección, debido a un ejercicio inadecuado de la patria potestad o de la guarda o custodia del menor. Un ejemplo de ello sería evitar la sustracción del menor, o suspender las visitas.
Para ello, la LJV establece la posibilidad de solucionar estos problemas de manera rápida y eficiente sin necesidad de una demanda, lo cual nos permite un considerable ahorro de tiempo y de dinero.

La Ley de Jurisdicción Voluntaria nos da la posibilidad de solucionar aslguno problemas de manera rápida y eficiente sin necesidad de una demanda

El expediente de Jurisdicción Voluntaria se inicia rellenando un formulario, que en ocasiones tiene el Juzgado, o bien lo redactándolo nosotros mismos. No es necesario estar representado por Abogado y Procurador, podemos iniciar el expediente por nosotros mismos (art. 85 LJV), aunque es recomendable, pues estaremos mejor asesorados contar con la ayuda de un abogado o abogada que nos oriente. También podemos estar representados solo de Procurador o sólo de Letrado/a que nos asesore. Sin embargo, sí será necesario esa representación en caso de querer presentar recurso contra el Auto que se dicte.

El escrito debe dirigirse al Juzgado de Primera Instancia del domicilio del menor, o al de Familia en los Juzgados en los que éste exista. La parte contra la que se dirige y su dirección deben ser lo más completas posibles para que pueda ser citado, al igual que la nuestra. La solicitud debe contener todos los datos necesarios para precisar la controversia y lo que pretendemos conseguir, así como todas las pruebas de las que nos vamos a hacer valer. Por ejemplo:

Si lo que queremos es matricular al menor en determinado Centro escolar, explicamos por qué ese Centro es la mejor opción para el niño o niña, la distancia del domicilio del menor, las instalaciones que éste ofrecer…etc.

Lo presentaremos en la oficina de Decanato del Juzgado por triplicado, aportando una copia para el Juzgado, una copia para el Ministerio Fiscal y otra copia nos la quedaremos nosotros para que nos la sellen.

Admitido a trámite el expediente de Jurisdicción Voluntaria, notificaran a la otra parte, la cual desde que le notifican tiene 5 días para oponerse, aunque también puede oponerse a la misma en la VISTA. Si se opone por escrito nos notificarán a nosotros.
La vista se desarrolla ante el Juez o el Secretario de Administración de Justicia, debemos tener en cuenta que si no acudimos, o el solicitante no acude, se archiva el procedimiento. Si no comparece la otra parte, la vista se celebra igualmente.

En la vista se oye al solicitante y al resto de partes, tanto el juez como em ministerio Fiscal puede acordar la practica de diligencias para poder tomar una decisión, como por ejemplo la exploración del menor si es precisa, o acordarlas posteriormente.
Se resuelve el expediente mediante Auto o Decreto.

Miriam Santamaria

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *