Madres separadas… ¿Madres estresadas?

Madres separadas… ¿Madres estresadas?

Hoy me ha dado por pensar y recordar…

Será que la casa está muy silenciosa y no estoy acostumbrada a ello. El padre de mis dos monstruosmaravillosospetardillossamorosos ha venido a pasar el puente con ellos y eso me descoloca.

Que digo yo… si fuese como lo típico de fines de semana alternos me acostumbraría, pero este «aparecer» y volver a estar «ausente» laaargas temporadas para volver a «aparecer» cuando menos te lo esperas, puede ser que descoloque a cualquiera, ¿no?

Y en el silencio atronador de esta casa ha sido cuando he empezado a recordar lo ingenua que era de joven…

¿Quién no ha soñado con una familia maravillosa, en mi caso con tres hijos, pasteles a todas horas, cortas jornadas de estudio donde el padre se encarga de uno de los hijos mientras la madre hace lo propio con otro en perfecta sintonía? ¿Esos idílicos momentos de paseo familiar donde los niños no se escapaban de la mano y saludaban con un buenos días o buenas tardes a todos los que se cruzaba sin necesidad de enseñarles? y qué decir de el gusto que daba recoger la casa entre los dos padres mientras veías a tus hijos hacer lo propio con sus juguetes y sus cosas sin tener que perseguirles… vamos un sueño idílico muy alejado de… mi realidad… ¿o no?

Bueno, quitando la cuestión del padre involucrado en todos los aspectos, tanto educación, cuidado como casa, quitando ese pequeñiiiito detalle todo lo demás ha sido caaaasi como imaginé… pero sola.

 

 

photo-1445633743309-b60418bedbf2

 

 

El primer paso para conseguirlo fue separarme del señor padre estando embarazada de la segunda hija, sí, al final no fueron tres, aunque no fue porque el señor padre no quisiera ocupar el puesto de hijo mayor… pero ésa es otra historia… lo resumiré con que al ver taaan triste y agobiada a su verdadera madre y al señor padre tan emperrado en competir con su hijo en quién merecía más cuidados, decidí devolver al señor ¿padre/hijo? a su primer hogar para que todos fuésemos «felices» con el cambio…

El segundo, encargarme sola de mis dos «vástagos» completamente asustada al ver y leer taaanto sobre las madres «estresadas».

Y que conste que NO quiero dar envidia a nadie al contar lo bien que lo llevo, para naaaaada!! o bueno, tal vez un poco… Pero es que siempre he pensado que hay que agarrar al toro por los cuernos antes de que te arrastre por delante.

Me encanta mi vida como madre/padre, no la elegí, siempre he creído que los dos deben formar parte de la vida de nuestros hijos, pero si uno decide no cumplir su parte no me voy a tirar de los pelos lamentando mi mala suerte, ¡¡noooooo!! veo el lado positivo, nadie critica ni discute mi forma de crianza, ea, un «problema» menos.

Tener una hija estando «sola» con un niño de dos años y medio produce una sensación de vértigo infinito, sobre todo cuando el señor padre te ha repetido hasta la saciedad que no serás capaz y que ahí te quedas, sola, y ya volverás corriendo cuando veas que no puedes con todo… Pero mi hija debió escucharlo desde la barriga y decidió ser una bebé «modelo», debió pensar, bueeeeeno mami, dormiré casi del tirón para que descanses y no lloraré casi para no estresarte, porque de bebé fue lo contrario a su hermano, que lloraba constantemente, casi no dormía y sieeeempre quería estar enganchado a la teta… ¡¡si ya lo decía mi ex!! le dejas con hambre, ¿es que no lo ves? el hecho de que el pediatra dijera que crecía perfecto y  achacara tanto llanto al ambiente de tensión que se vivía en la casa eran detalles tontos… bueno, la cuestión es que mi hija me hizo creer en la buena suerte y que todo iba a ser maravilloso… hasta que aprendió a andar y a expresarse, me tuvo engañada… ¡¡cachis!!

A partir de ahí, con cada situación que pasa o ha pasado, recuerdo alguno de tantos artículos que leí en su día y sigo leyendo…

 

¿Como puede ser que las mujeres se estresen tanto?

 

 

Estresada

 

 

Recuerdo que mi hija decidió que ya era hora de enseñar su «carácter» con dos añitos, bueno, otros lo llamarían berrinche, yo creo más bien que era dejar clara su opinión bien alto para que todos se enteraran, y ¡¡vaaaaya si se enteraban!! hasta el hermano me decía… jo, mamá, anda que no se pone cansina, él siempre ha sido más tranquilo, debió gastar toda su energía de bebé con tanto llanto… la cuestión es que con la niña todo se convertía en un pulso y cuando se «calmaba» yo le explicaba con paciencia… ¿no ves que esa cabezonería la has heredado de mi? y a paciencia y cabezota gano yo, está claro que terminó aprendiendo que era así.

Hay mujeres que se quejan de no tener tiempo para ir a la peluquería, yo, en cambio, decidí poner de moda la raya ancha y… ¡lo conseguí! ahora lo llaman algo así como, ¿¿mechas californianas?? que no es que quiera ponerme medallas así porque sí, pero lo que es, ES… ya llevaba las mechas californianas años antes de tanto bombo y… con mucho orgullo, para naaaaada fue fruto de la situación, ¿o sí?

Las he escuchado quejarse también de no tener tiempo para depilarse… yo considero que el NO depilarme es una forma de demostrar mi posición como feminista, ¿o era porque en invierno hace frío y así estás más calentita? o también porque, vamos a ser sinceras, ¿da pereza si no hay una razón de peso?… bueno, que la cuestión es que fue decisión mía… ¿o no? mmmmmmmm

¡¡¡No tenemos tiempo para nosotras!!! esa frase me hace pensar… porque yo la acortaría en, no tengo tiempo y punto, me falta tiempo para todo… hasta para aburrirme. ¡Es maravilloso! llego tan cansada a la cama que no necesito ninguna infusión ni nada para dormir, he logrado dormir de nuevo como un bebé.

Hay momentos que pierdo los papeles. Bueeeeno, prefiero pensar que lo mío también es sacar «carácter» como mi hija y que todo el mundo se entere de lo que pienso… es más, un día me dijo el vecino de arriba que gracias a mí recogía la casa cada vez que se lo «ordenaba»… me dio pena aclararle que no se lo ordenaba a él, si no a mis hijos… si le sirve para tener lista la casa para futuras visitas, algo ha ganado…

 

grita

 

Son tantas las cosas que hemos aprendido al estar solos…

Tengo que reconocer que el hecho de no llegar a fin de mes me quitó el sueño durante una época pero a día de hoy, cuando la situación económica ha mejorado me ha servido para reducir la jornada, si de todas formas ya me he acostumbrado, pues con vivir con lo justo y que mis hijos se críen conmigo al lado, somos felices los tres!! ellos han podido aprender con esta experiencia a valorar el apoyo de la familia, lo importante de ser una piña y yo a querer y valorar más si cabe a mis padres y mis hermanas, porque sin ellos todo hubiese sido más difícil.

Recuerdo cuando un compañero de mi hijo se rió porque en casa tenía una tele plana de tropecientas pulgadas y nosotros la típica barrigona de toda la vida que nos habían regalado, mi hijo se quedó afectadillo hasta que le dije -pues tu amigo, el pobre, lo que no sabe es la mala suerte que tiene, nosotros podemos poner sobre la tele los juguetes que queramos, en cambio en su tele se caen 

porque no tienen sitio- y es que, a caballo regalado… se fue suuuuper contento porque en el fondo, nuestra tele es mejor, aunque su amigo no lo sepa.

¿He comentado que dormimos los tres juntos? he escuchado por ahí que a eso se le llama colecho, y yo que siempre lo he llamado ahorro energético, si es que nunca se me dieron bien las palabras! lo que tengo claro es que lo que empezó con intención de encender una sola calefacción por las noches en casa, ha terminado siendo uno de los momentos favoritos de mis hijos… y ahí es donde pienso, meeeenos mal que me falta tiempo y llego muerta a la cama! así no siento las patadas, codazos y puñetazos varios que tocan por tener que ser yo la que se ponga en medio…

 

Los estudios, aiiiins los estudios!! con un hijo con déficit de atención y una hija que piensa, -pues si le dedicas tanto tiempo a mi hermano… yo exijo lo mismo!- se convierten en una luch… quiero decir, en un momento increíble para comprobar nuestra capacidad de resolver «conflictos», a descubrir cual es tu límite y a «trabajarlo» porque tenerlo claro, yo no estallo, simplemente grito para afinar mis cuerdas vocales. Y sí, las afino para cuando puedo escaparme e ir al karaoke a «desahogarme», he descubierto que sale más barato pegar cuatro gritos en el único sitio donde se compite a ver quien grita más fuerte que pagar la visita a el psicólogo, os lo recomiendo, una sale más a gusto que un arbusto…

Cualquiera que venga a mi casa opinará que es un caos, bueno… para alguien que trabaja por turnos y cría a dos niños sola la visión de la situación es diferente, más que un caos yo veo arte, es una forma de expresión artística, como diría un buen crítico, se nota vida en cada rincón de la casa, expresa esa famosa palabra donde englobar tantas cosas, ¿cómo era? ah, sí!! carácter!! si es que aquí hasta la casa expresa carácter… ¿qué se le va a hacer?

 

lego-708088_640

 

¡Y es que ya estoy cansada! la sociedad «obliga» a pensar de cierta manera y yo me niego a ello, la maternidad no se tiene que vivir de una forma X porque es lo que se «espera», menos cuando estás sola, me niego a seguir escuchando que vivimos estresadas, me niego a vivir estresada, si cuando más necesitaba la comprensión de esta sociedad su respuesta fue mirar hacia otro lado, ahora que no se atrevan a juzgarme ni a decir como me debo sentir.

En general me siento feliz con mis hijos, a pesar de nuestros «carácteres» nos adoramos, hay cosas malas, no soy ciega y permitiré que me afecten en el momento pero yo les pongo el límite, luego les podré mi toque de humor y a otra cosa mariposa. 

Antes una mujer «separada» era igual a una mujer «amargada», no porque fuese la realidad si no porque era la etiqueta que se colocaba por el simple echo de separarse, pues bien señoras/es no será mi caso ni el de muchas otras, nos separamos para VIVIR, para disfrutar, para hacer las cosas a nuestra manera, para ser felices, para tener una oportunidad de ser nosotras mismas y, si la sociedad no quiere cambiar la forma de vernos, no será mi problema. 

He cambiado mi actitud, antes,cuando alguien me preguntaba por mi marido y le decía que estaba separada la respuesta era -uy, lo siento-, pero porque??? yo no lo siento! porque dan por hecho que estoy mal por ello? estuve mal en su momento pero ese momento pasó, porqué dan por hecho que es algo eternamente malo?… así que desde hace un tiempo, cuando alguien me hace esa pregunta, respondo – estoy feliiiizmente separada- y, como decía mi abuela, arreando que es gerundio, ahí se termina la conversación y, a hablar del tiempo si quieren, que si yo no siento tristeza ni pena por ese hecho, nadie debe tenerla por mi…

2 comentarios sobre “Madres separadas… ¿Madres estresadas?

  1. Hola,me encantó tu forma de ver las cosas voy a tratar de tomar algunas formas y ponerlas en práctica. Soy mamá de una nena de 3 años y un nene de 5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.